PROGRAMA DE BECADOS

 

El Programa de Becados de Clínica Los Tiempos es dirigido por el reconocido   Dr. Mario Sepúlveda González, con las facultades de Medicina de la Universidad de Valparaíso y la Universidad Católica del Norte.


Recientemente realizaron su pasantía por Clínica Los Tiempos el Dr. Andrés Olea y la Dra. María Jesús Molina (Marzo – Mayo 2016), quienes colaboraron en el análisis de Fichas Clínicas y apoyo en Ingreso de Pacientes.  Además entrevistaron a pacientes para evaluar su estado y coordinar con el equipo multidisciplinario el tratamiento psicofarmacológico a seguir.

BECADOS 1 .0
Dr. Andrés Olea  y Dra. María Jesús Molina

 

El recibir  médicos Becados en nuestra Clínica parte de la observación del Dr. Mario Sepúlveda, quien identifica una oportunidad de realizar estudios analizando diagnósticos de los pacientes dado que permanecen  hospitalizados el tiempo suficiente para poder realizar observaciones día a día de conductas y sacar importantes conclusiones. Añade además que este estudio se puede llevar a cabo de manera tranquila lo que permite a su vez concluir el diagnóstico adecuado y por lo tanto aplicar un buen  tratamiento.

 

El programa de Becados ha sido muy productivo tanto para la institución como para los médicos becados, ya que con esta experiencia desarrollan y perfeccionar sus conocimientos en su formación como profesionales observando la variedad de enfermedades y/o trastornos tratados y los perfiles variados de los pacientes, quienes vienen de varias zonas del país.



Haga aquí sus consultas, le responderemos a la brevedad
Email:
Nombre:
Mensaje:
Responda correctamente la pregunta de seguridad, ¿Cuantos eran los mineros atrapados?

Fonos

2226 8672

2226 8697

Glosario

Electrocardiograma

El electrocardiograma se usa frecuentemente para diagnosticar enfermedades cardiacas en adultos y congénitas en los niños. Es un registro gráfico, hecho por el electrocardiógrafo, en un tiempo determinado para reconocer las variaciones del potencial eléctrico de la actividad del corazón.

Estas variaciones se captan sobre la piel con unos parches llamados electrodos que se fijan en las áreas de las piernas, los brazos y el tórax. Estos parches están conectados cada uno, por medio de un cable al electrocardiógrafo que convierte las señales eléctricas en líneas onduladas que se imprimen en papel para luego ser interpretadas por el médico a cargo.

En ocasiones es necesario rasurar el vello para que los electrodos se adhieran a la piel. Regularmente es necesario que quien se haga el electrocardiograma permanezca quieto y es probable que se le pida contener la respiración unos cuantos segundos.